AZULEJOS BLANCOS RECTANGULARES

Azulejos rectangulares de diferentes medidas preparados para personalizarlos mediante la técnica de la sublimación

Acabado brillo.

Medidas: 15x20, 20x30 y 25x40 cm

Disponible en Unidades sueltas y en Cajas de 16 unidades.


Tiempo de entrega:

    24/72 horas

More details

2,80 €





Impresora de sublimación:


Elige el papel adecuado dependiendo de el fabricante y modelo de tu impresora.

Tipo de papel:


Te aconsejamos usar la calidad óptima o la mejor.

(Nota:La configuración varía dependiendo de cada impresora, por lo tanto recomendamos hacer primero una impresión de prueba)


Impresión:


Impresión: Modo espejo

Ajuste de plancha:


Temperatura: 205ºC (400º F)

Presión: Media

Tiempos:

Baldosa 10x15.....300

Baldosa 15x20.....330 segundos

Baldosa 20x30.....360 segundos

Baldosa 25x40.....400 segundos

(Nota: Los tiempos marcados para cada azulejo son meramente orientativos puesto que son el resultado de pruebas realizadas por nosotros, éste tiempo puede variar dependiendo del modelo y marca de plancha que se use en cada caso, y de la temperatura ambiental, humedad, etc… del momento de planchado. Por éste motivo recomendamos hacer pruebas previas)


Modo de empleo:


-Recorta el diseño impreso de forma que se ajuste al objeto el cual vamos a personalizar, pero ten en cuenta que no es necesario

ajustarnos a los bordes de la tinta puesto que el papel no nos dejará ningún residuo sobre el objeto en las áreas no impresas,

este recorte es simplemente para poder trabajar cómodamente con él.

-Coloca el papel con su cara impresa sobre la parte blanca y brillante del azulejo y sujeta ambos con celo térmico para que no se

muevan durante la transferencia y evitar así una posible doble imagen o efecto fantasma.

-Coloca el azulejo en la plancha con el reverso del mismo mirando hacia el plato caliente, de tal forma que el calor le de por la

parte opuesta a el lado blanco del azulejo y pon entre éstos un trapo o papel siliconado para evitar rayar la plancha.

-Cierra la plancha y deja trascurrir el tiempo indicado a la temperatura de 205 grados.

-Abre la plancha, a continuación con la ayuda de unos guantes u otro utensilio para evitar quemaduras voltea el azulejo y despega

el papel en caliente.

-Sumerge la pieza en agua a temperatura ambiente para cortar el proceso de sublimación y evitar que se difumine la tinta o se

quede la imagen borrosa debido al calor residual.

-Una vez totalmente fría saca la pieza del agua y sécala con un paño.

Consejos:


-Imprime el diseño unos mm más grandes que el propio azulejo para que la impresión cubra también los bordes del mismo y así te aseguras de que no quedarán cantos blancos sin tinta.

-Corta el diseño dejando a su alrededor bordes de papel sin imprimir para posteriormente poder envolver la pieza y colocar el celo térmico por la parte trasera del mismo.

-Aconsejamos pegar el celo térmico en el reverso del azulejo y evitar colocarlo sobre la parte trasera de áreas impresas para evitar un posible cambio de tono en esa zona en el acabado final.

-Precalienta la plancha antes de comenzar con la primera pieza, ciérrala vacía durante 50/60 segundos para que la almohadilla inferior aumente su temperatura.


Duda:
La imagen se imprime bien pero al transferirla al objeto queda como borrosa y/o difuminada.

Causa: El tiempo del planchado es demasiado largo, la pieza se sobrecalienta y esto provoca que la tinta se disipe y por lo tanto se difuminan los bordes y detalles.

Solución: Reduce el tiempo de planchado hasta encontrar el ajuste adecuado a tu plancha.


Duda: La imagen se imprime bien pero al transferirla al objeto los colores pierden fuerza o intensidad.

Causa: El tiempo de planchado es demasiado corto la pieza no coge la temperatura adecuada y la tinta no se transfiere en óptimas condiciones.

Solución: Aumenta el tiempo de planchado hasta encontrar el ajuste adecuado a tu plancha.


Duda: La transferencia es correcta pero una vez se enfría la pieza y al transcurrir un tiempo los bordes empiezan como ha sangrar y aparecen machas de tinta en las áreas sin tinta.

Causa: Como bien sabemos, en esta técnica la tinta se transfiere por calor al objeto, en ocasiones si no disipamos el calor residual que queda tras el planchado de la pieza la tinta sigue desplazándose por la superficie de la misma y nos puede echar a perder más de un trabajo.

Solución: Inmediatamente después de finalizar el planchado y tras haber retirado el papel, sumerge lentamente la pieza en agua a temperatura ambiente hasta su enfriamiento total, con esto lo que conseguimos es bajar más rápidamente la temperatura de la cerámica y cortaremos el proceso de la sublimación. (Solo para cerámica, nunca para cristal puesto que se rompería la pieza)

 


Duda: Una vez realizada la transferencia aparecen zonas en el diseño con poca tinta o nada.

Causa: La plancha no adquiere la misma temperatura en toda su superficie de tal manera que la pieza adquiere más temperatura en unas zonas que en otras.

Solución: Este problema es más común de lo que parece y ocurre con mayor frecuencia cuando se usan planchas térmicas de baja calidad y bajo coste económico. Una posible manera de aminorar las consecuencias de éste problema es girar la pieza, es decir si el tiempo de planchado es de 450 segundos primero plancharemos 250 segundos en la posición inicial, con la mayor rapidez posible y para que se pierda el mínimo de temperatura abrimos la plancha giramos la pieza (no voltear) 180 grados y volvemos a planchar durante otros 250 segundos.

 


Duda: La pieza se rompe al cerrar la plancha o durante el proceso de planchado.

Causa: La presión es demasiado alta.

Solución: Disminuye la presión de la plancha.

 


Duda: Aparece una especie de doble imagen o imagen fantasma.

Causa: El papel se ha movido durante la transferencia y/o al retirar el papel éste a entrado accidentalmente en contacto de nuevo con el azulejo aún caliente y ha transferido levemente su diseño.

Solución: Utiliza celo térmico para unir el papel de sublimación a la pieza y evitar que se mueva. Debes tener precaución en el momento en que retires el papel de la pieza caliente de que no entre de nuevo en contacto con él puesto que si esto sucede aunque sea por unos segundos la tinta se transferirá a zonas no deseadas. Tampoco retires el papel deslizándolo sobre la pieza, porque dejarás un rastro de tinta, sepáralo siempre de forma vertical para evitar esto.

 


Duda: El fondo blanco de la pieza tras la transferencia ha amarilleado considerablemente.

Causa: Tiempo de planchado demasiado largo, esto provoca que la superficie lacada del objeto se queme levemente y como

consecuencia comience a amarillear.

Solución: Reduce el tiempo de planchado hasta encontrar el ajuste adecuado a tu plancha.


Duda: La pieza se ha roto al introducirla en el agua para ser enfriada.

Causa: Como sabemos la pieza la planchamos a unos 205ºc, si la introducimos bruscamente en el agua el choque térmico es tan fuerte que acabará rompiéndola o resquebrajándola.

Solución: Introduce la pieza lentamente y de forma progresiva para evitar roturas.


Duda: Los colores transferidos al objeto distan mucho de los de la imagen original.

Causa:Las impresoras de sublimación no han sido fabricadas para tal fin sino que son impresoras de inyección de tinta normales adaptadas a este proceso principalmente sustituyendo sus tintas por otras de sublimación. Los tonos, pigmentos y colorantes de las tintas de sublimación son diferentes a los de las tintas al agua que equipa la impresora.

Solución: Instala a tu impresora los perfiles de color que suministra cada fabricante de tinta de sublimación.

 

¿Tienes dudas? Ponte en contacto con nosotros y estaremos encantados de resolverlas.


¿Tienes dudas? Ponte en contacto con nosotros y estaremos encantados de resolverlas.

Los clientes que compraron este producto también han comprado...